Curvas, naturaleza y patrimonio en Álava

Cuatro itinerarios diseñados por y para moteros permiten descubrir los principales atractivos turísticos de Álava.

Álava ofrece a los aficionados de las motos un entorno ideal para disfrutar al máximo de su pasión por las dos ruedas y, al mismo tiempo, descubrir el patrimonio, la privilegiada naturaleza y la reconocida gastronomía de este territorio.

Una nueva publicación editada por la Diputación Foral de Álava quiere facilitarles las cosas y propone cuatro recorridos diseñados por y para moteros repletos de curvas, impresionantes paisajes y fácil acceso a los principales atractivos naturales y patrimoniales de la provincia.

Estos cuatro itinerarios transcurren principalmente por carreteras secundarias caracterizadas por un tráfico modesto, buen asfalto y vistas impresionantes. “Hacia el sur sin prisa”, “Hacia el norte sin prisa”, “Valles, Llanada y Montaña” y “Castillos y vino” son los nombres de unas rutas que suman casi 700 kilómetros… y muchas curvas.

 

“Hacia el sur sin prisa” comienza en la localidad de Egino y concluye en el límite provincial con Burgos a la altura de Miranda de Ebro. Son 104 kilómetros que atraviesan lugares de interés como el parque natural de Aizkorri-Aratz, donde se conservan magníficas y extensas representaciones de los bosques autóctonos de hayedos o robles; el embalse de Ullibarri-Gamboa y sus playas de interior con bandera azul perfectas para tomar el sol o, simplemente, disfrutar del silencio y la belleza de un atardecer; y la ciudad de Vitoria-Gasteiz con todos sus encantos, como la Almendra Medieval, la Catedral de Santa María o el conjunto de parques periurbanos que forman el Anillo Verde.

Varios senderos señalados ofrecen la posibilidad de adentrarse en este Anillo Verde y conocer la flora y fauna que atesora este espacio tan cercano a la ciudad.

Después de descansar, y quizás deleitarse con la gastronomía de los muchos bares y restaurantes de Vitoria-Gasteiz, la ruta continua con el Valle Salado de Añana como destino. Aquí disfrutarás de una experiencia única: visitar uno de los conjuntos arquitectónicos, paisajísticos, arqueológicos, geológicos e históricos más singulares del mundo. El Valle Salado de Añana es una de las ‘fábricas’ de sal más antiguas del mundo con más de 6.500 años de historia.

“Hacia el norte sin prisa” suma 152 kilómetros, arranca en el sur de Álava y finaliza en Llodio, al norte de la provincia. Sus primeras curvas se toman en Rioja Alavesa para conocer algunas de las bellas localidades de esta comarca –Elciego y la bodega de Marqués de Riscal diseñada por Frank Ghery, la villa medieval de Laguardia y las bodegas centenarias que horadan su subsuelo; y Lapuebla de Labarca– rodeadas de viñedos que tiñen el paisaje de diferentes colores según la estación.

Indispensable cuando se visita Rioja Alavesa es probar su afamada gastronomía y sus vinos, así como conocer su proceso de elaboración a través de las visitas guiadas a bodegas.

El trayecto continúa subiendo el puerto de Herrera. Poco antes de coronar a 1.100 metros sobre el nivel del mar, hay que detenerse a la izquierda para acceder a un mirador excepcional de la comarca, el conocido como Balcón de La Rioja.

La carretera sigue serpenteando entre bosques y vistas impresionantes hasta llegar a Peñacerrada. Esta población sorprende al viajero con su recinto amurallado del que destaca su magnífica Puerta Sur.

La ruta llega también a Vitoria-Gasteiz, donde se puede descansar y disfrutar de muchos de sus atractivos, pero nosotros seguimos hacia el norte atravesando Murgia para adentrarnos en el valle de Ayala y llegar primero a Amurrio y después de Llodio. Punto final.

“Valles, Llanada y Montaña” es la ruta más larga con 261 kilómetros. El recorrido es circular, nace y muere en Vitoria-Gasteiz. Las primeras paradas de este itinerario son el Jardín Botánico de Santa Catalina, en la localidad de Trespuentes, con sus cerca de mil especies vegetales y las ruinas acondicionadas de un monasterio del siglo XIII; el Valle Salado de Añana y sus eras de sal donde se obtiene este preciado condimento desde hace miles de año; y la Torre-Palacio de los Varona, un palacio fortificado con foso del siglo XIV cuya fascinante historia sorprende a todo el que lo visita.

El recorrido continúa y nos lleva al Salto del Nervión, situado entre los límites de Castilla y el País Vasco, uno de esos lugares en los que se admira la naturaleza en su estado más puro. Su cascada con una caída de más de 270 metros lo convierte en uno de los saltos de agua naturales más grandes y hermosos que se pueden contemplar en toda Europa occidental.

El viaje continúa por los parques naturales de Gorbeia e Izki, con su desbordante hábitat y su infinita paleta de colores verdes; las localidades de San Vicente de Arana, ya en la comarca de la Montaña Alavesa; y Agurain, con su bello casco medieval que ‘obliga’ al motero a hacer una parada para disfrutar de sus calles y admirar sus edificios.

La última ruta, “Castillos y vino”, es también un recorrido circular de 181 kilómetros con salida y llegada en la capital alavesa. Esta ruta se adentra en los Montes de Vitoria para contemplar los castillos de Ocio y Portilla, dos lugares situados en sendos riscos que permiten disfrutar de espectaculares panorámicas. Muy cerca de allí, el sendero del río Inglares permite disfrutar de un paisaje de agua hasta llegar a la cascada de Herrerías. Más tarde es el turno de las bodegas y viñedos de Rioja Alavesa.

El regreso a Vitoria-Gasteiz se realiza por el puerto de Bernedo pasando por la localidad de Labraza, situada en lo alto de una colina, a 677 metros de altitud. Una parada necesaria para descubrir la población fortificada más pequeña del País Vasco y, según algunos expertos, una de las mejores conservadas de todo el mundo. Construida en la Edad Media está rodeada por una muralla pero alberga también un rico patrimonio, con cuatro torreones, un alcázar, almenas, pasadizos y túneles secretos, saeteras, pasos de ronda…

 

Podría decirse que las dos primeras rutas lineales están pensadas para atravesar el territorio en viajes largos y pernoctar en alguno de los establecimientos hoteleros disponibles, mientras que las dos últimas circulares están enfocadas a personas que eligen Álava como destino para pasar sus días de vacaciones.

La publicación ‘Rutas en moto por Álava’ está disponible en las oficinas de turismo en formato papel y puede descargarse también en el portal web www.alavaturismo.eus

Port Relacionados

Leave a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies