Rafael Gardeazabal, presidente de la asociación Bilbao Dendak

Rafael Gardeazabal, copropietario y gerente un establecimiento referente en moda masculina en la capital vizcaína con más de 70 años de trayectoria, fue elegido nuevo presidente de bilbaoDendak el pasado 29 de abril. Profundo conocedor del comercio bilbaino, un sector al que, como miembro de la tercera generación al frente de un negocio familiar, ha dedicado toda su carrera profesional. Formado en Marketing en EE.UU. (Filadelfia), es responsable junto a sus dos primos desde 1992 de este negocio, la camisería y sastrería Derby Gardeazabal, fundada en el año 1948 por su abuelo.

 

Rafael Gardeazabal es un firme defensor de la especialización y la atención personalizada como signos distintivos del comercio local, un pilar básico de la economía de Bilbao y por cuya revitalización, mejora y crecimiento ya trabaja como presidente de la plataforma para la promoción comercial y turística de la capital vizcaína (Bilbao Dendak), que cuenta
con más de 2.000 comercios y establecimientos hosteleros asociados.

“El comercio de Bilbao tiene un altísimo componente de calidad. Los bilbainos siempre hemos tenido fama de honestos, de ir de frente, y eso se ha reflejado en el comercio. Hoy en día, con la globalización, las cosas han cambiado , pero aún existe en Bilbao ese comercio diferente, especial”, asegura Rafael Gardeazabal.

“Cuando estás en una megalópolis, das una vuelta a la vista y no sabes si se trata de Londres o en París. Porque todo es lo mismo. Sin embargo, en Bilbao se pueden encontrar sitios en los que ves el comercio real, el comercio con alma, con personalidad. Lo tienes en el Casco Viejo, en el centro, en los barrios”, relata el presidente de Bilbao Dendak.

Comercio con alma
“En cualquier gran capital te cuesta mucho, pero mucho, encontrar tiendas como las que hay en Bilbao. Y esto es una realidad. Por ejemplo, ‘Cardenal’, se trata de profesionales que consiguen prendas no comerciales, salen del circuito habitual de consumo, hacen su colección, lo que a ellos les gusta. Y son únicos”, detalla este miembro de tres generaciones de sastres.

Si él fuera un viajero que pasa por Bilbao, tiene muy claro lo que se llevaría como recuerdo. “Un txakoli de aquí acaba de ganar el premio a mejor vino blanco del mundo, por ejemplo. Pero también hay conservas de verdura o pescado, quesos, etc. Y el tema textil, por supuesto. Bilbao es uno de esos sitios con ropa que se aleja del vestir global. Hay tiendas absolutamente maravillosas que tienen una personalidad especial. Hay que mantener y defender todo esto. Es preciso conservar ese punto diferencial. Y no solo en prendas de mujer, también de caballero”, asegura.

Gardeazabal confiesa que él rastrea lo singular en sus viajes. “Hace dos años me compré un traje en Estocolmo. Siempre que viajo visito la zona comercial de las ciudades. Y busco eso, las calles con las tiendas con sabor, genuinas. Y descubres cómo es la gente, qué ropa usan, su manera de vestir”.

 

Un Bilbao con más eventos
Subraya que forman parte de Bilbao barrios muy diferenciados. “Hay que pensar que esas tiendas están pensadas históricamente para los vecinos de ese barrio. Por eso ofrecen cosas especiales. Yo compro en el barrio en el que habito. Y ese comercio es vida para la ciudad. No vas encontrar lo mismo en Matiko que en Deusto”.

Reconoce que “quizá a los comerciantes en Bilbao aún nos falta la visión de que el turismo es mucho más que las personas que visitan el Guggenheim o caminan por el Casco Viejo. Hay que gente se patea toda la ciudad y que luego va a Getxo, a Plentzia o a otras localidades del entorno.”

Rafael Gardeazabal reclama más eventos en Bilbao. “El año pasado tuvimos una pasada de eventos: las finales europeas de rugby, la MTV, la fiesta anual de 50 Best Restaurants y muchos más. Este año y el que viene, necesitamos eventos. No hablo exclusivamente de eventos de promoción pública, también privados. A lo mejor hasta nosotros mismos, como asociación, debemos meternos en promover eventos”.

Además de los eventos, para representante de los comerciantes de la capital vizcaína es fundamental alargar las estancias de los viajeros en la ciudad.“La media de pernoctaciones en Bilbao está ahora en 2,1 días. Claro, en dos días, con todo lo que se puede hacer en Bilbao, es difícil dedicar un rato a las compras. Quizá si conseguimos que se queden un poco más sería más sencillo. Podríamos tratar de que descubrieran los comercios con alma además ver el Museo de Bellas Artes, el Guggenheim, Artxanda, el Casco Viejo. Para eso debemos mantener el alma de nuestros comercios”.

Port Relacionados

Leave a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies